jueves, 29 de octubre de 2009

La historia del "Gordo Balón" (Revista Nah!)

Hola, mi nombre es Ricardo Chester -mas conocido como el “Gordo Balón”- soy barrabrava de Boca. Tengo 97 años, separado, cinco hijos y uno en camino, tengo éxito en todo lo que hago pero esto no siempre fue así. Para que me conozcas bien debo nombrarte a mi padre Arnoldo Chester porque gracias a él mi vida es lo que es…

Desde purrete siempre me gustaron los submarinos y mi sueño era ser astronauta, pero mi papa me decía que era un pelotudo y me llevaba de prepo a la cancha de Chicago para que me haga macho y argento (se corría la bola que era uruguayo).

Tuve una infancia difícil, llena de mentiras y raras consecuencias por mis sueños negados. Cada vez que miraba el agua, papá pensaba que era por el tema del submarino y cada vez que miraba arriba se pensaba que era por el tema de astronauta. Él me castigaba para que no tenga esos pensamientos: fumigaba mi habitación conmigo adentro; me hacía ver horas de fútbol; aprenderme las formaciones de todos los equipos y antes de cenar me hacia repetirlas. Si me equivocaba, me sacaba parte de la comida o me dejaba la que a él no le gustaba; a veces me daba alfajores de maicena pero me negaba líquidos por 8 horas. Llegué a pesar 32kg y me alimentaba sólo de las papas fritas verdes que quedan del paquete y me saciaba con gomaespuma de un colchón. Pero no lo odié. Yo se que lo hacía por mi bien y por mi futuro. Hoy le agradezco: eso me llevo a conocer a Fabiola Natura.

Fabi era una mujer increíble, de cara noble, pura, suave, limpita, bueno tenia tics como mover los ojos mientras hacia chic! chic! con la boca pero era mas importante su mirada (siempre y cuando la podía seguir). No me importó ni su acné, ni su metro 96, tampoco que fuera 60 años mayor, todo me importó tres toronjas; solamente ella.

Por Fabi me hice barrabrava. Nos pusimos a charlar en un partido. Estaba nervioso, me comí las uñas, seguí con las de ella, transpiré como herrero abrigado y se me cayó un diente de los nervios. Sólo nos enfocamos en la mirada y ahí fue donde nació mi amor.

Me pregunto de qué cuadro era y como estaba nervioso lo primero que me salió fue Boca. "Y soy de la barra" agregué con seguridad. Me preguntó si era pelotudo o daltónico. Le dije que era pelotudo pero sólo a veces y sobre todo por la noche. Ella contestó que sí, que le parecía. Estaba toda vestida de granate. La única opción que se me ocurrió fue seguir con la mentira y ganar su amor como barrabrava. Quise deslumbrarla con la (falsa) admiración y devoción por Boca. Me cegué, quería besarla, tenerla, estirarla, amasarla, apretarla, bañarla y secarla.

Ella no quería saber nada: me tiro un pingüino, me tiro un sifón y estallaron los vidrios de mi corazón; pero el amor fue más fuerte, como el oso. Fue en el verano del 92, era una muchacha con ojos de papel, la quería llevar en balsa y naufragar, sólo le pedía a Dios que este presente; le daba alegría a mi corazón, no era ni rubia ni tarada, era flaca y sin puñales. Por un beso de ella daría lo que fuera, de sólo pensarlo le daría por mil horas, y a mil como esas motos. Era mi enfermedad, como un amor francés, estaba loco pero un poco nada más.

Después de algunas horas de insistencia e intentos fallidos por tenerla, al menos de la mano, ella se soltó y me dijo “bueno, pero te cobro!”, yo seguía fascinado y obviamente acepte su propuesta, sabia que con el tiempo ella me amaría, desde entonces fuimos un hermoso trió… ella, yo y su mensualidad.

Con los años me fui haciendo cada vez más reconocido y la mentira de mi fanatismo aún mayor; pero no podía dejar de simular por miedo a perder su amor, oh sí fue amor! Hasta me tatué la panza con la forma de pelota… una tango 01.

Tengo imborrables recuerdos que guarda el corazón: cuando conocí a Maradona por ejemplo., Yo tenía una remera con lengua Stone mitad pintada de Boca mitad de Argentina. Era un poco chica y dejaba ver media panza. El Diego me preguntó si mi tatuaje de pelota era real, asentí y él vaciló. Se lo tuve que jurar por las nenas.

Pero mi recuerdo más patente es del 16 de otoño de 1989. Ese día me entrevisté con Macri y Heller juntos. Carlos me dijo muy serio "podes tomar asiento, gordo", con una simple inspección ocular me di cuenta que solo había 2 sillas y ocupadas por ellos. Así que me senté en el regazo de Mauricio. Él me miro fijo y me dijo “sos pelotudo?”, le contesté que era la 3ra vez que me lo decían y que no se lo iba a permitir mientras lo amenazaba con una llave inglesa en la ingle.

Me miró de arriba abajo y contestó “se ve que sos tan valiente como dicen las malas lenguas”. Prueba suficiente para ellos. Pasé a ser el jefe de la barra, "La Barra del Gordo Balón"!

A los pocos meses ya había fundado la escuela de barritas “Felicé lo Pibe”, Allí los pequeños adquirían conocimientos básicos del hincha para poder seguir el legado de sus padres. Cursaban por ejemplo “enrollado y atado de trapo”, “Como hacer un buen Paty”, “Aprendiendo a digerir choripan”, “Corrida con gases”, “Cánticos 1”, ”Cánticos 2”, ”Cánticos 2 bis”, “Si la sabe cante o cobra”, “El paraavalanchas y el zen” y para estudiantes más avanzados “El tetra y vos”.

Otro sensacional éxito fue el CD que sacamos con Ignacio Company y el coro Kennedy, con más de 100 copias vendidas. Eso dio pie a una nueva generación de cantos en la hinchada (se puede adquirir dicho CD edición especial envuelto en pedacitos de bandera de barras rivales, comprando una NAH! + $140. Oferta válida hasta 31/12/32 o hasta agotar stock).

Pero tras tantos éxitos comenzaron los problemas. Empecé a comerme lá eses y usar el torso desnudo y campera de cuero en todo momento (dije las eses, no las heces!!). Era una adicción, lo tengo que reconocer: arranqué con decir “dale vamó” seguí con hablar en sambuche “só loco só”, después saqué las erres “vas a cobrá”, también en combinaciones o convinashioné “te vamó a matá, te vamó”. Comunicarme con Fabi se hizo mucho más complicado por algunos reemplazos más “que bardiá!” le decía. El día en que falleció Edgardo nuestro primer hijo adoptivo llegue gritando: “a eté le dieron cuete vamó al dotor”. Compulsivamente mi boca seguía mutando con la incorporación de la sh en reiteradas ocashioné y tanta cosha má.

Pero las gotas que rebalsaron el vasho fueron la corrupción, los negocios turbios, la inmoralidad, la infamia, la perversión, el morbo, la crueldad, la venta de esclavos a Escocia con Anama y la venta de pieles a Caracas con Ante, cierta vinculación a la venta de armas con Maximiliano, el tráfico de travesaños a Palermo, hasta algunos divulgaron la pedofilia junto a Nicolás Gepeto y cierto placer excéntrico de bañar ancianos.

Fabi quería saber la verdad. Yo gritaba: QUERE LA VERDA vó, vó NO PODE MANEJA LA VERDA!!!, hasta que el verano pasado Chiche supo lo que hice y lanzo al aire un programa especial donde me vinculaban con cámaras ocultas al tráfico de huevos de codorniz a Panamá y algunas cosas mas. -aprovecho esta oportunidad para desmentir todo eso, de todo lo que se me acusa y dejo en claro que según el policía testigo del siniestro la muerte de Chiche fue casual y no llevaba casco-.

Hoy, Ricardo Thompson -a los 97 años y uno en camino- cuenta su historia y su vida; a todos aquellos que alguna vez quisieron saber la verdad del famoso “Gordo Botón”.







13 comentarios:

mendo dijo...

Buenísimo!!!!

Soledad Ezcurra dijo...

eeeh!

Rebo dijo...

buenisimo jaja

Dasse dijo...

jajaj, muy bueno

Veronika dijo...

jajajajajajjajaa

tráfico de huevos de codorniz a Panamá!!!!

no podes!!!!

un beso

elastichica dijo...

No te conocía Contreras.
Vaya introducción! (me gusta decir "vaya" ... ¿hace cuanto no decís "vaya algo")
Un placer.
Hasta la próxima.

Sabrina O. dijo...

¿De dónde saliste Petardo?
Ja,ja risas y sonrisas varias.
Saludos

Anónimo dijo...

PELOTUDO!

Dib dijo...

Vamo lo pibe, este sabado rompemo todo rompemo!

BLAS dijo...

Buenas, me he hecho seguidor suyo.
Me gusta su blog.

Saludos

Cat's dijo...

JA! qué capacidad que tenes para hacerme reir, eso es complicado (punto pa petardo)

una lancha en el Tigre, dice.... juajuajuajua!!!

Penelope dijo...

jajaajajajaajajaajajajaajajajajajajajaajjajaajajaj que grosso que sos!!!! ajajajajajajaajaja

matilde dijo...

me gusto mucho.
recetar medicamentos por internet a una casi desconocida esta mal.
la musica de tu blog es de mi agrado pero me parece un poco invasivo o hay una opccion pa callarlo?

beso! matilde