martes, 26 de abril de 2011

El vino y yo

Si hay un tema del que no puedo zafar es el vino. Siendo mendocino desde que nací, hasta ahora… y teniendo un tío enólogo con mas de 30 premios en su haber, no me quedo otra que estudiar la cata de los mismos (hace unos años ya).
El vino es ese mágico elixir de paciente elaboración, con miles de variedades, sabores, aromas y colores, el cual se disfruta en buena compañía o simplemente se acompaña de un buen momento.
Pero no me vine a hacer el poeta, vine a sacar los estereotipos de cómo son los consumidores de vinos.

El de los precios
Este ser cataloga los vinos como “buenos” si su valor supera X suma de dinero, sin notar si es un vino patero o uno boutique, solo importa el precio.

El que presume de los precios
Tal vez este ser aprecie un poco mas los vinos que el anterior, pero el solo hecho de justificarlo todo el tiempo con precios ya lo hace un boludo, suelen dejar caer frases como “ayer me tome un vinito de 90 mangos”.

El de las marcas
Este ser conoce de 3 a 5 bodegas marketineras y siempre se jacta de tomar un “Rutini” o un “Septima reserva”.

El de los artefactos
Típico espécimen que para estar a la moda se compra 9 sacacorchos diferentes, 3 tapones de cierre al vacío y en los casos mas graves se llegan a comprar la heladerita conservadora, en vez de comprar... vinos!

El ratón del vino
Este es el que llega a tu casa con una buena botella de vino, pero la encanuta y se la deja al lado de él toda la noche, otro de estos personajes es aquel que le caes con la buena botellita de vino, se mete en la cocina, luego sale con uno mas pedorro y ese se lo guarda.

El hereje
A este individuo el vino suele parecerle un poco fuerte y lo asusta (rebaja) con soda o en los casos mas violentos, con jugo.

El descreído
Joven al cual no le gusta el vino, pero siempre prueba un poquito de alguna copa porque no termina de entender porque a casi todos le gusta el vino, menos a él.

El cabeza dura
Es aquel que le cambias un parámetro (como en la vida misma) y se pone loco… por ejemplo no te asume que un vino es bueno porque tiene tapa a rosca y no un corcho de alcornoque, de pedo te acepta un corcho de silicona.

El fanático del malbec
Como anticipa el titulo este es un fanático que solo toma malbec, lógicamente sin saber que hay vida mas allá del malbec y sin notar la mas mínima diferencia si le pones un cabernet, un tannat o el mismísimo Uvita fiesta.

El apasionado (borrachín)
Este se toma lo que venga y el vino es vino, valga 15 pesos o 150, venga en damajuana o botella... y es mas si compraste ese vino de 150 sos un pelotudo si tiene el mismo gusto que el de 15.


Lo único importante del vino es tomarlo porque te gusta, tomar el que te gusta, tomarlo como te guste y tomarlo con quien te guste… el resto son todos mitos y boludeces.
Eso si, para conocer tenés que variar todo lo que puedas y no tomar siempre el mismo.


Desde hoy hasta que se me termine la cerveza, auspicia este blog Stella Artois!
Si te queres ganar packs de cervezas hace click en el logo de Stella que esta arriba a la derecha.

27 comentarios:

Hugo dijo...

♫♫ Tomamo' vino en cartónnnnn... ♫♫

Santino dijo...

Los fundamentalistas del vino


Deberias hacer una lista con los consumidores de mates

florence dijo...

YO TOMO CUALQUIER VINO (8)

Ivana Gorosito dijo...

Bien Petard por el retuneo del bloc!!! me gusta la nueva plantilla!

Y aguante el uvita fiesta (?)

Gustavo dijo...

Al que vino le doy vino y al que no vino, me importa un comino...este blog me hace salir el poeta de adentro (¿?)

♪♫♪♪♫ dijo...

Empecé a tomar vino hace poquito, y estoy probando todos los que puedo, no tengo ni idea que diferencia a este de aquel, hasta ahora todos me parecieron ricos. los tintos. al blanco no llegue.Juro que empecé siendo una descreída.ahora solo clavo miradas fulminantes a quien agarre mi copa.y lo entiendo créanme.pido perdón.

MarianoC dijo...

El tema mío con el vino es que pruebo todos los que puedo... y el que me gusta, lo vuelvo a comprar... ni a palos me compro uno de $90 pq no me da el presupuesto... pero de entre los baratos, hay algunos que están muy buenos...
El otro tema mío con el vino es que con una amiga, en una sentada, nos bajamos dos... pero bueno... eso es otro tema...

MarianoC dijo...

el anterior comentario, en realidad, es de DanaEva... mi primo dejó el google abierto... y no me di cuenta :)
Este también es de DanaEva... ahi lo cierro

AS dijo...

Agregaría el "loco destemplado" que escuchó que el tinto se toma a temperatura ambiente y lo mantiene a rajatabla, aunque hagan 35 grados a la sombra, y se pone un pedo violento al tercer sorbo...
Abrazo!

Shimmy dijo...

Yo tengo vinos preferidos de a rangos de precios, eso qué tipo sería?
Un abrazo Petardo!

Ela dijo...

mi unico aporte es honesto: no se nada de vinos, pero me encantan!!! en especial los tintos, siguen los rosados y terminamos con los blancos, que mucho no me caben. eso si, podre no saber nada, pero que un new age se llame vino para mi es una blasfemia!

gastmun dijo...

Estoy en plena lucha, pero aun soy un descreido, todavia tengo paladar de niño de 12 años

Pájaro Susuki dijo...

No me gusta el vino y soy consiente que en mi familia me quieren excomulgar.

Pipistrela dijo...

Yo soy semi descreída porque tomo sólo blanco (me encanta!). Tinto, por ahora no, tampoco entiendo porque el tinto les gusta tanto a todos. Se, descreída.

Beso petard!

Pipis.

Germán dijo...

Estimado, antes de afincarme en Bs.As. laburé largo y tendido en Mendoza, digo provincia y no solo ciudad. Tuve la oportunidad de conocer (y degustar) variadas bodegas familiares de la zona de San Rafael, entre las cuales estaba Simonasi, que embotellaban sus vinos, entre otros para Pacheco Pereda. Estos tipos tenían un Barbera que era un espectáculo, supe cargar la camioneta (una Trafic) con decenas de cajas, pero a partir del 2001 no volví a conseguir sus vinos, me parece que hicieron volar a la mierda las plantitas de Barbera o bien vendieron la bodega. Viejas épocas.
No me quiero olvidar de "Los Amigos" que lugarcito papá, como morfé en ese lugar!!!
Saludos.

Ju (+) dijo...

descreida, no se, de lo poco q no consumo, ba como pispitrela.
besos!

Veronica dijo...

Antes no me gustaba ni el vino ni la cerveza, hasta que los probé... Ahora me gustan todos, el tinto, el rosado, el blanco , en cuanto a la cerveza tambien probé además de la habitual rubia, la red, la negra y la artesanal y me gustan todas!!
Me encanta poder tomar un vinito o una birrita con amigos, escuchando buena música, anecdotas y risas, la mejor combinación.
Saludos amigo Petardo!

PHERRO dijo...

... te sienta bien este vestido gris...
Muy buena explicación, ahora apreciaré más el vino y trataré de variar, pues cuando tengo oportunidad de comprarme mi botella de vino, siempre compraba la misma marca.
Cuídate Locote, luego nos leemos.

MaGui (Sí, sí... la misma) dijo...

soy de las descreidas... me quedo siempre pensando qué será que le encuentran al vino... y pruebo de vez en vez a ver si cambió algo

Leviatan dijo...

Si voy a una casa y se que el dueño arratonea el vino escondiendoselo gentilmente le insinuo que lo traje para degustarlo y que lo mejor es ponerlo en el decantador ahora asi lo podemos disfrutar en unos momentos. Para algo estan las Victorinox con abrecorchos!!

Quedo muy bien la nueva plantilla del blog, abrazo grande.

VeroniKa dijo...

El que no grita Petardooo para qué carajo vinoooooo! pan y vino, pan y vinooooo!


yo soy las ultimas. Me encanta el vinasi.

f dijo...

fuego a los herejes!!

lo dice este apasionado cabeza dura.

no queda sino batirse!

salú!
y buena vida...
f

ps: ja! corchito de plástico...

Florencia dijo...

Me gusta de vez en cuando acompañar a mi viejo con un vaso de vino, solo si toma blanco y dulce jaja. El vino tinto tiene muy ricos aromas y de vez en cuando me gusta el syrah o como se escriba jajajaja
Pero concuerdo, no todos los vinos son iguales y hay que probar de todo un poco para saber cuales son mejores que otros.

Baco dijo...

Yo era de los cabeza dura, hasta que un Crios, de Susana Balbo, me cerró la boca.

Sil dijo...

A mi pasame una birra hereje!! jajajajajajaja

Princesa Adora dijo...

No tomo alcohol así que no puedo opinar, pero estereotipos hay para todo!!

Ahora me pregunto será esa la misión de su vida???

http://labandasiguiotocando.blogspot.com/2011/04/la-ley-de-la-mision-de-la-vida.html

Cariños!!!

SOL dijo...

Si hay algo que detesto es que los vinos cambien, que se “aberreten”. Hace unos años mi vino preferido era el Valmont, lo probé hace poco y parecía agua, así que pasó a encabezar el podio el Trumpeter para ocasiones especiales. Para todos los días el Traful o el Astica, van como locos!
Lo único que me puede llevar al supermercado de urgencia, es la falta de vino. Si no hay comida, se cambia de menú, pero si no hay vino, no puedo comer. Los que cenan con cosas como Terma merecen una muerte lenta y dolorosa...